Software a medida

Aunque en la actualidad existen múltiples soluciones de software en el mercado, muchas de ellas libres, a menudo nos encontramos que el cliente tiene necesidades específicas que requieren soluciones a medida.
Cuando hablamos de software a medida, no estamos hablando únicamente de grandes sistemas de software, sino de soluciones que faciliten la vida a las empresas.
Un software a medida puede ser tanto un completo y complejo ERP, como una simple macro.

Antes de desarrollar cualquier software, TSI ejerce de consultoría.
Para nosotros, esto implica que:

Analizamos.

Analizamos las necesidades, procesos y patrones de la empresa. Cuáles son automatizables y en qué medida. Calculamos el ahorro en tiempo y en problemas e informamos al responsable sobre las conclusiones.

Estudiamos.

Estudiamos todas las posibilidades que ofrece el mercado, su adecuación a los patrones de la empresa y al presupuesto, cuáles son las mejores opciones.

Proponemos.

Tras el análisis y el estudio proponemos las mejores soluciones en cuanto a relación calidad precio. Preparando al detalle las ventajas e inconvenientes de cada una de las soluciones

Desarrollamos.

Desarrollamos la solución completa. Tanto si se trata de preparar o modificar un software existente en el mercado, como si se debe desarrollar completamente la solución desde cero, en TSI estamos preparados.

Implantamos.

Implantamos la solución y garantizamos su correcto funcionamiento en producción.

Contacte con nosotros si:

  • Tiene una idea o línea de negocio que precisa de software específico.
  • Precisa de análisis estadísticos y cuadros de mando periódicos para evaluar la evolución de su empresa y las posibilidades de mejora.
  • Realiza procesos manuales regularmente, pasándose horas en la introducción y manipulación de datos, y aún peor, aumentando el riesgo de errores por factor humano.
  • Utiliza varias herramientas (Excel, Word, access) para cubrir un mismo proceso o gestionar parte de la empresa. El uso de estas herramientas de oficina no es malo de por sí, siempre y cuando la información esté bien estructurada y los procesos automatizados al máximo para evitar pérdida de recursos y errores.
  • Su negocio o actividad es poco común y le cuesta encontrar software en el mercado que se adapte a sus necesidades.
  • Tiene elevados volúmenes de información o documentos no centralizados.